2020/09/14 Arturo Ignacio Siso Sosa: Frente a las luchas de la vida
www.accesopublico.com > arturo-ignacio-siso-sosa

La vida puede ser difícil a veces y durante estos períodos de dificultades podemos preguntarnos: "¿Por qué me está pasando esto?", "¿Por qué estoy sufriendo con este obstáculo?", "¿Cómo puedo salir de esta ¿situación?"

Las luchas en nuestra vida no siempre son bonitas, pero muchas veces pueden ayudarnos a desarrollar nuestra fuerza de carácter, mente y estilo de vida. Sin luchas, nunca creceremos ni nos fortaleceremos, por lo que es importante que observemos las situaciones indeseables que se nos presenten y aprendamos a enfrentar los desafíos por nuestra cuenta, y no dependamos de la ayuda de otros todo el tiempo.

La siguiente ilustración es un gran ejemplo de este pensamiento mental ...

———————–

Érase una vez, un hombre descubrió una mariposa que comenzaba a salir del cascarón. Curioso, se sentó y decidió observar la mariposa. Durante las siguientes horas, lo observó mientras luchaba por forzarse a través de un pequeño agujero. Entonces, de repente dejó de progresar y parecía que estaba atascado.

Al poco tiempo, el hombre decidió ayudar a la mariposa a escapar de su cautiverio. Tomó un par de tijeras y cortó el resto del capullo. Luego, la mariposa emergió lenta y fácilmente, a pesar de que tenía el cuerpo hinchado y alas pequeñas y arrugadas.

El hombre no le dio importancia, se quedó sentado esperando que las alas se agrandaran y sostuvieran a la mariposa. Sin embargo, eso nunca sucedió. La mariposa pasó el resto de su vida sin poder volar, arrastrándose con alas pequeñas y un cuerpo hinchado.

A pesar del bondadoso corazón del hombre, no entendía que el capullo restrictivo y la lucha que necesitaba la mariposa para atravesar el pequeño agujero eran la forma en que Dios forzaba el fluido del cuerpo de la mariposa a sus alas para prepararse para volar de una vez, que esta por si misma se liberé.

————————

Necesitamos entender y recordar que los problemas que a veces enfrentamos ocurren por nuestro bien. Al igual que el fuego fortalece un crisol, las malas experiencias y situaciones pueden fortalecer la voluntad de una persona de convertirse en la mejor persona posible.