2020/09/14 Arturo Ignacio Siso Sosa: Galletas Quemadas
www.accesopublico.com > arturo-ignacio-siso-sosa

La bondad incondicional y la compasión por los demás deben ser nuestro enfoque central todos los días de nuestras vidas.

Recientemente me encontré con la siguiente historia, escrita por un autor desconocido, que ilustra esta lección ... una que todos debemos recordar hacer todos los días.

Cuando era niño, a mi mamá le gustaba preparar el desayuno para la cena de vez en cuando. Recuerdo una noche en la que preparó el desayuno después de un largo y duro día de trabajo. Esa noche, hace tanto tiempo, mi mamá puso un plato de huevos, salchichas y un lote de galletas extremadamente quemadas en la mesa frente a mi papá. Recuerdo haber esperado a ver si alguien se daba cuenta.

Todo lo que hizo mi papá fue alcanzar su galleta, sonreírle a mi mamá y preguntarme cómo ha sido mi día en la escuela. No recuerdo lo que le dije esa noche, pero sí recuerdo verlo untar mantequilla y mermelada en esa fea galleta quemada. Se comió cada bocado de esa cosa ... ¡nunca hizo una mueca ni pronunció una palabra al respecto!

Cuando me levanté de la mesa esa noche, recuerdo haber escuchado a mi mamá disculparse con mi papá por quemar las galletas ... y nunca olvidaré lo que dijo:
"Cariño, me encantan las galletas quemadas de vez en cuando".

Más tarde esa noche, fui a darle las buenas noches a mi papá y le pregunté si REALMENTE le gustaba quemar sus galletas.
Me envolvió en sus brazos y dijo con cariño: "Tu mamá ha tenido un duro día de trabajo hoy y está muy cansada ... y además, ¡una galleta quemada nunca le hace daño a nadie!"

A medida que fui creciendo, pensé en eso muchas veces. La vida está llena de cosas imperfectas y gente imperfecta. No soy el mejor en casi nada y me olvido de cumpleaños y aniversarios como cualquier otra persona. Pero lo que he aprendido a lo largo de los años es que aprender a aceptar las faltas de los demás y elegir celebrar las diferencias de los demás es una de las claves más importantes para crear una relación sana, en crecimiento y duradera.

Y esa es mi oración por ti hoy ... que aprendas a tomar las partes buenas, malas y feas de tu vida y las pongas a los pies de Dios. ¡Porque al final, Él es el único que podrá darte una relación donde una galleta quemada no es un factor decisivo!

Podríamos extender esta filosofía a cualquier relación. De hecho, la COMPRENSIÓN es la base de cualquier relación, ya sea de esposo-esposa, padre-hijo o de amistad.

"No pongas la llave de tu felicidad en el bolsillo de otra persona ... guárdala en el tuyo". Entonces, pásame una galleta, y sí, esta quemada estará bien.

————————

La vida sin Dios es como un lápiz sin punta ... no tiene sentido.