2020/10/06 Arturo Ignacio Siso Sosa: El angelito
www.accesopublico.com > arturo-ignacio-siso-sosa-benefactor

Hay momentos en nuestras vidas en los que todos nos deprimimos, nos deprimimos y nos preguntamos por qué nos pusieron en una situación que puede parecer tan injusta o cruel. Recientemente me encontré con el siguiente cuento escrito por Helen Down sobre Life if Hope que es un excelente recordatorio de por qué no debemos centrarnos en las cosas negativas que suceden en nuestras vidas, sino utilizarlas para ayudar a otros que puedan estar experimentando la circunstancia como lo hiciste.

Se miró en el espejo, repelido por la vista de lo que vio, un recordatorio constante de su último tiroteo. "Aunque había rescatado a un hombre, un perro y un niño, su fama como" héroe "le trajo poca alegría. Su esposa ahora lo había dejado por un hombre más guapo. Ella aplastó su alma cuando dijo: "El cuidado de un inválido no estaba en mi plan".

Mientras estaba allí lamentándose de su estado de infelicidad, se llenó de autocompasión, ira y odio. Sus sueños para el futuro ahora al revés, se dirigió cojeando al parque con el ceño fruncido en el rostro. Decidió aliviar un poco su mente, así que se sentó y empezó a leer. Mientras leía, prestó poca atención al movimiento que comenzaba a su alrededor.

Luego, de un grupo de niños que jugaban, se acercó una joven harapienta, con la cabeza vuelta. De pie cerca de su lado, y con los ojos fijos en el suelo, estiró el brazo y dijo: "¡Mira lo que encontré!" Sostenía en su mano lo que parecía una mala hierba, todo marchito y marrón, su flor se había convertido en semilla.

El hombre gruñó en respuesta: “Déjame en paz. Continúa jugando o corre a casa ".

Pero el niño no se dejó intimidar. “Elegí estos para ti. Son terriblemente bonitos y creo que tú también lo eres ".

El hombre estaba molesto, porque sus ojos parecían cambiar. La hizo a un lado, rechazando su regalo. Pensó que ella se burlaba de él, como habían hecho otros: el objeto del ridículo, el objetivo de la "diversión".

Y luego sucedió algo. Dios abrió su mente. Tomó una nueva mirada: ¡la niña pequeña estaba ciega! Extendió la mano y la tocó. Le dio unas palmaditas en la cabeza; luego aceptó sus flores, aunque parecían muertas.

Su ira y odio habían comenzado a derretirse. El amor de Dios, a través de este niño, sabía que había sentido. El hombre se volvió para agradecerle, pero ella no estaba allí. Parecía haberse desvanecido en el aire del mediodía. Aunque día tras día llegó el hombre al parque, nunca volvió a ver a su pequeño ángel.

Pero el niño había despertado en él el deseo de comenzar una nueva vida, de olvidar ese último fuego. Fue al hospital, donde una vez estuvo. Se quedó allí y contempló escenas familiares. Observó a los pacientes quemados en su terapia. En algunos vio ira, en otros, agonía. Recordando tan vívidamente el dolor que había soportado, supo que el "interior" era lo más difícil de curar. A partir de ese momento, supo lo que haría. Ayudaría a estas personas a sanar. Y su alma también se curaría.

Empiece a ayudar a otros y a sanar su alma… ¡hoy!

#Madrid #Barcelona #Espana