Arturo Ignacio Siso Sosa benefactor y filántropo

2020/10/29 Arturo Ignacio Siso Sosa: Una luz en una vida sombría

En general, me parece que la gente se está volviendo cada vez más inquieta, monótona y miserable. La negatividad, el pesimismo y un malestar general invaden la sociedad actual. Las guerras, los rumores de guerras, el terrorismo, las bromas dañinas y destructivas, la violencia, los disturbios, las peleas raciales, etc., básicamente han dado como resultado un aire de melancolía en todo el país. Su influencia negativa es evidente prácticamente dondequiera que vaya en el mundo actual.

¿Entonces, que haces? ¿Hay algo que podamos hacer para mejorar esta situación… Quizás a nuestra manera? Se ha dicho que por cada cosa negativa que una persona le dice a otra persona, esa persona debe decir siete cosas positivas para compensar esa palabra negativa.

Nuestras palabras son armas poderosas que podemos usar para animar a otros, fortalecer su confianza, su autoestima y su sentido general de bienestar y autosuficiencia. Hay muchas, muchas cosas que podemos hacer para lograr este objetivo ... compartir algunas palabras amables con alguien, felicitar a otros, un reconocimiento cortés, una palabra de aliento ... la lista sigue y sigue. La historia de hoy es un hermoso ejemplo del tipo de aliento que calienta el corazón de otra persona, pero también demuestra la triste ilustración del arrepentimiento.

Dos hombres, ambos gravemente enfermos, ocuparon la misma habitación del hospital. A un hombre se le permitió sentarse en su cama durante una hora cada tarde para ayudar a drenar el líquido de sus pulmones. Su cama estaba al lado de la única ventana de la habitación.

El otro hombre tuvo que pasar todo el tiempo boca arriba. Los hombres hablaron durante horas y horas. Hablaron de sus esposas y familias, sus hogares, sus trabajos, su participación en el servicio militar, donde habían estado de vacaciones. Y todas las tardes, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su compañero de habitación todas las cosas que podía ver fuera de la ventana.

El hombre de la otra cama comenzó a vivir durante esos períodos de una hora en los que su mundo se ensancharía y animaría con toda la actividad y el color del mundo exterior. La ventana daba a un parque con un precioso lago. Patos y cisnes jugaban en el agua mientras los niños navegaban en sus barcos modelo. Los jóvenes enamorados caminaban del brazo entre flores de todos los colores del arco iris. Grandes árboles viejos adornaban el paisaje, y se podía ver una hermosa vista del horizonte de la ciudad en la distancia.

Mientras el hombre de la ventana describía todo esto con exquisito detalle, el hombre del otro lado de la habitación cerraba los ojos e imaginaba la pintoresca escena. Una tarde cálida, el hombre junto a la ventana describió un desfile que pasaba. Aunque el otro hombre no podía oír la banda, podía verlo en su mente mientras el caballero junto a la ventana lo retrataba con palabras descriptivas.

Entonces, inesperadamente, un pensamiento siniestro entró en su mente. ¿Por qué el otro hombre solo experimentaría todos los placeres de ver todo mientras él mismo nunca pudo ver nada? No parecía justo. Al principio pensó que el hombre se sintió avergonzado. Pero a medida que pasaban los días y se perdía de ver más lugares, su envidia se convirtió en resentimiento y pronto lo volvió amargo. Comenzó a cavilar y se encontró incapaz de dormir. Debería estar junto a esa ventana, ese pensamiento, y solo ese pensamiento ahora controlaba su vida.

Tarde una noche, mientras yacía mirando al techo, el hombre junto a la ventana comenzó a toser. Se estaba ahogando con el líquido de los pulmones. El otro hombre observó en la habitación con poca luz mientras el hombre que luchaba junto a la ventana buscaba a tientas el botón para pedir ayuda. Escuchando desde el otro lado de la habitación, nunca se movió, nunca presionó su propio botón, lo que habría hecho que la enfermera entrara corriendo. En menos de cinco minutos, la tos y la asfixia cesaron, junto con el sonido de la respiración. Ahora sólo había silencio, un silencio mortal.

A la mañana siguiente llegó la enfermera diurna para traer agua para sus baños. Cuando encontró el cuerpo sin vida del hombre junto a la ventana, se entristeció y llamó a los asistentes del hospital para que se lo llevaran. Tan pronto como le pareció apropiado, el otro hombre preguntó si podían moverlo junto a la ventana. La enfermera estaba feliz de hacer el cambio y, después de asegurarse de que se sintiera cómodo, lo dejó solo. Lenta y dolorosamente, se apoyó en un codo para echar un primer vistazo al mundo exterior. Finalmente, tendría la alegría de verlo todo él mismo. Se esforzó por volverse lentamente para mirar por la ventana junto a la cama. Se enfrentaba a una pared en blanco.

El hombre le preguntó a la enfermera qué pudo haber obligado a su compañero de cuarto fallecido que le había descrito cosas tan maravillosas fuera de esta ventana. La enfermera respondió que el hombre era ciego y ni siquiera podía ver la pared.

Ella dijo: "Quizás solo quería animarte".

———————————-

Que persona serás

¿Qué tan brillante es tu luz?

¡La decisión es tuya!

#Madrid #Barcelona #Espana