Arturo Ignacio Siso Sosa #liberal #largo #benefactor #filántropo #altruista #abnegado #generoso #desprendido

2020/11/06 Arturo Ignacio Siso Sosa: Construyendo los castillos de nuestras vidas

Todos tenemos sueños y metas de las cosas que nos gustaría lograr en nuestras vidas ... construir un negocio exitoso, establecer una carrera efectiva, tener un trabajo positivo y que valga la pena, la lista puede seguir y seguir. La verdadera pregunta es CÓMO logramos las metas de por vida. ¿Cómo tratamos a nuestra familia y amigos? ¿Cuánto tiempo y esfuerzo dedicamos a lograr las cosas materiales de la vida como una casa bonita, coches elegantes, ropa bonita, mucho dinero, etc.?

¿Dónde esta tu corazón? Tu enfoque? Tus prioridades?

Hace poco, me encontré con la siguiente historia que, espero, sirva como un recordatorio útil de que todos debemos ser cuidadosos y sabios cuando estamos construyendo los castillos de nuestras vidas.

————————

Hace un rato, en un agradable y cálido día de verano, un niño pequeño, de rodillas, recoge y empaqueta la arena con palas de plástico en un balde durante su tiempo en la playa. Da vuelta el balde y tira su contenido en la playa y comienza a trabajar en su creación. Al poco tiempo, para el deleite del pequeño arquitecto, se crea una torre de castillo. Pasa toda la tarde excavando el foso, empacando las paredes y colocando estratégicamente a los guardias alrededor del castillo usando tapas de botellas y construyendo puentes con palitos de helado. Con sus horas de arduo trabajo en la playa, se construirá un castillo de arena.

Mientras tanto, en una gran ciudad con calles concurridas y tráfico ruidoso, un hombre trabaja en una oficina. Mezcla papeles en pilas, delega tareas, acuna el teléfono en su hombro y golpea el teclado con los dedos. Hace malabares con los números, se firman contratos y, para el deleite del hombre, se obtiene una ganancia. Toda su vida trabajará. Formular los planes y prever el futuro. Sus anualidades serán centinelas y las ganancias de capital serán sus puentes. Se construirá un imperio.

Los dos constructores de los dos castillos tienen mucho en común. Ambos dan forma a los gránulos en grandeza. Ambos hacen algo hermoso de la nada. Ambos son muy diligentes y están decididos a construir su mundo. Y para ambos, la marea subirá y llegará el final. Sin embargo, ahí es donde cesan las similitudes. Porque el niño ve el final de su castillo mientras que el hombre lo ignora. A medida que se acerca el crepúsculo y las olas se acercan, el niño se pone de pie de un salto y comienza a aplaudir mientras las olas se llevan su obra maestra. No hay dolor. Sin miedo. No me arrepiento. No se sorprende, sabía que esto pasaría. Sonríe, recoge sus herramientas, toma la mano de su padre y se va a casa.

El hombre de su sofisticada oficina no es tan sabio como el niño. A medida que la ola de años colapsa en su imperio, está aterrorizado. Se cierne sobre el monumento de arena para protegerlo. Intenta bloquear las olas con las paredes que hizo. Gruñe ante la marea entrante. "Es mi castillo", desafía. El océano no necesita responder. Ambos saben a quién pertenece la arena.

Entonces, adelante y construye tus sueños, pero construye con el corazón de un niño. Cuando se ponga el sol y suban las mareas, aplauda.

Saluda el proceso de la vida y ve a casa con una sonrisa.

#Madrid #Barcelona #Espana