Arturo Ignacio Siso Sosa #liberal #largo #benefactor #filántropo #altruista #abnegado #generoso #desprendido

2020/11/06 Arturo Ignacio Siso Sosa: Un agradable recordatorio de la razón de la acción de gracias

Uno de mis momentos favoritos de cada año es la celebración del Día de Acción de Gracias y todo lo que conlleva. Reunirse con familiares, amigos y parientes ... comer la cena de Acción de Gracias con todos los ingredientes ... jugar al fútbol en el clima fresco y luego entrar en una casa cálida y oler toda la deliciosa comida ... ver partidos de fútbol americano de la NFL en la televisión ... o simplemente pasear por la cenar y escuchar a cada persona compartir las cosas por las que están agradecidos.

El Día de Acción de Gracias es verdaderamente un momento para dar gracias. Tenemos MUCHO por lo que deberíamos estar agradecidos, pero a veces, podemos olvidar lo mucho que hemos sido bendecidos. La siguiente historia, que fue transmitida por Cary Schmidt, es una linda y pequeña historia que (espero) servirá como recordatorio de las muchas bendiciones que se nos han dado.

Dos viejos amigos se encontraron un día en la calle. Uno parecía desamparado, casi al borde de las lágrimas. Su amigo le preguntó: "¿Qué te ha hecho el mundo, mi viejo amigo?"

El triste dijo: "Déjame decirte: hace tres semanas, mi tío murió y me dejó cuarenta mil dólares".

"Eso es mucho dinero."

"Pero ya ves, hace dos semanas, un primo que ni siquiera conocí murió y me dejó ochenta y cinco mil dólares, libres y limpios".

"Me parece que has sido muy bendecido".

"¡No lo entiendes!" interrumpió. “La semana pasada falleció mi tía abuela. Heredé casi un cuarto de millón de ella ".

Ahora el amigo del hombre estaba realmente confundido. "Entonces, ¿por qué te ves tan triste?"

"Esta semana . . . ¡nada!"

Ese es un problema al recibir algo de forma regular. Incluso si es un regalo, eventualmente lo esperamos. La tendencia natural es que si recibimos un obsequio durante el tiempo suficiente, lo veremos casi como un derecho. Nos sentimos heridos, incluso enojados si no lo recibimos más.

Lo mismo ocurre con las bendiciones que Dios nos da todos los días. No merezco la cómoda casa en la que vivo, el hermoso paisaje que me rodea, el agua limpia que bebo. Pero después de recibir estos regalos (y una multitud de otros) durante años, a veces no estoy agradecido. He llegado a esperar estas cosas buenas. Y cuando uno de ellos se quita por un corto tiempo (como agua o electricidad o la caída de Internet), me enojo.

Hagamos un esfuerzo hoy para reconocer la bendición que hemos llegado a dar por sentada. Concéntrese en lo que tenemos en lugar de en lo que no tenemos, y vea si eso no mejora nuestras actitudes.

#Madrid #Barcelona #Espana