2020/12/04 Arturo Ignacio Siso Sosa: Una historia de Navidad: el hombre que odiaba la Navidad

2020/12/04 Arturo Ignacio Siso Sosa: Una historia de Navidad: el hombre que odiaba la Navidad
2020/12/04 Arturo Ignacio Siso Sosa: Una historia de Navidad: el hombre que odiaba la Navidad


La breve e inspiradora historia de Navidad a continuación se publicó originalmente en la edición del 14 de diciembre de 1982. Esta conmovedora historia inspiró la creación de The White Envelope Project, una organización sin fines de lucro dedicada a desarrollar la próxima generación de donantes, líderes cívicos y filántropos. Que esta inspiradora historia nos recuerde a todos el verdadero significado de la Navidad y las donaciones durante las vacaciones y durante todo el año.

———————————
Es solo un pequeño sobre blanco pegado entre las ramas de nuestro árbol de Navidad. Sin nombre, sin identificación, sin inscripción.

Ha estado asomado a través de las ramas de nuestro árbol durante los últimos diez años.

Todo comenzó porque mi esposo Mike odiaba la Navidad. En los aspectos comerciales de la misma: gastar en exceso y correr frenéticamente en el último minuto para conseguir una corbata para los parientes, los obsequios entregados con desesperación porque no puedes piensa en cualquier otra cosa.

Sabiendo que se sentía así, decidí un año pasar por alto las habituales camisas, suéteres, corbatas, etc. Busqué algo especial solo para Mike. La inspiración llegó de una manera inusual.

Nuestro hijo Kevin, que tenía 12 años ese año, estaba en el equipo de lucha libre de la escuela a la que asistía.

Poco antes de Navidad, hubo un partido fuera de la liga contra un equipo patrocinado por una iglesia del centro de la ciudad.

Estos jóvenes, vestidos con zapatillas de deporte tan andrajosas que las cuerdas de los zapatos parecían ser lo único que los mantenía unidos, presentaban un marcado contraste con nuestros muchachos con sus elegantes uniformes azules y dorados y sus nuevos y relucientes zapatos de lucha libre.

Cuando comenzó el combate, me alarmó ver que el otro equipo luchaba sin casco, una especie de casco ligero diseñado para proteger los oídos de un luchador. Era un lujo que el equipo heterogéneo obviamente no podía permitirse.

Bueno, terminamos dándoles una paliza. Tomamos todas las categorías de peso. Mike, sentado a mi lado, negó con la cabeza con tristeza, "Ojalá sólo uno de ellos hubiera ganado", dijo. "Tienen mucho potencial, pero perder de esta manera podría quitarles el corazón". Mike amaba a los niños, a todos los niños.

Disfrutaba mucho entrenando fútbol de ligas pequeñas, béisbol y lacrosse. Fue entonces cuando surgió la idea de su presente.

Esa tarde, fui a una tienda local de artículos deportivos y compré una variedad de protectores y zapatos de lucha libre, y los envié de forma anónima a la iglesia del centro de la ciudad.

En la víspera de Navidad, coloqué un pequeño sobre blanco en el árbol, la nota dentro le decía a Mike lo que había hecho y que este era su regalo de mi parte.

La sonrisa de Mike fue lo más brillante de la Navidad de ese año. Y esa misma sonrisa brillante se iluminó los años siguientes. Para cada Navidad, seguí la tradición: un año enviaba a un grupo de jóvenes con discapacidades mentales a un juego de hockey, otro año un cheque para un par de hermanos mayores cuya casa se había quemado hasta los cimientos la semana antes de Navidad, y así sucesivamente.

El sobre blanco se convirtió en el punto culminante de nuestra Navidad. Siempre era lo último que se abría la mañana de Navidad, y nuestros hijos, ignorando sus nuevos juguetes, se quedaban con los ojos muy abiertos y la anticipación mientras su padre levantaba el sobre del árbol para revelar su contenido. A medida que los niños crecieron, los juguetes dieron paso a regalos más prácticos, pero el pequeño sobre blanco nunca perdió su atractivo.

La historia no termina ahí. Verás, perdimos a Mike el año pasado debido a un temible cáncer. Cuando llegó la Navidad, todavía estaba tan envuelto en el dolor que apenas pude levantar el árbol. Pero la víspera de Navidad me encontró colocando un sobre en el árbol. Y a la mañana siguiente, descubrí que se unieron mágicamente tres más. Sin que los demás lo supieran, cada uno de nuestros tres hijos había colocado por primera vez un sobre blanco en el árbol para su papá. La tradición ha crecido y algún día se expandirá aún más con nuestros nietos de pie para quitar ese sobre especial.

El espíritu de Mike, como el espíritu navideño, siempre estará con nosotros.

Arturo Ignacio Siso Sosa #liberal #largo #benefactor #filántropo #altruista #abnegado #generoso #desprendido #Madrid #Barcelona accesopublico.com #Espana