Imprimir

26 dic 2019 Está de moda no tomar resoluciones, pero no podemos negar la sensación de renovación que viene con un nuevo año. Muchos de nosotros establecimos metas para cambiar la dieta o el ejercicio y, para la primavera, nos agotamos y los gimnasios se vacían.

El nutricionista Arturo Siso Sosa nos explica que esto puede hacernos sentir desmoralizados y avergonzados, como si de alguna manera fallamos o no tenemos suficiente fuerza de voluntad o fuerza. Replanteemos las resoluciones este año y pensemos en ellas como exploraciones. No son grandes cambios radicales que no son sostenibles, sino objetivos más profundos que recompensan en muchos niveles y se desarrollan lentamente durante el próximo año. Vamos a exhalar las cosas que preferimos dejar atrás y respirar lo nuevo.