Arturo Siso Sosa: Padres Tóxicos

26 abr 2020 El término "padre tóxico" es un poco nebuloso y probablemente todos lo definimos de manera diferente. A menudo, los padres narcisistas o con otros trastornos de la personalidad o enfermedades mentales, padres abusivos, emocionalmente inmaduros y alcohólicos o adictos son etiquetados como tóxicos.

Los niños pequeños, incluso aquellos con padres tóxicos, suponen que sus padres son típicos. Sin ninguna base de comparación, crees que otras familias operan con las mismas reglas disfuncionales y que los padres de todos son crueles, no están disponibles o controlan. Eventualmente, sin embargo, te das cuenta de que los padres emocionalmente saludables muestran una preocupación genuina por los sentimientos de sus hijos, los alientan a seguir sus sueños, se disculpan cuando se equivocan y hablan de los problemas de manera respetuosa. Te das cuenta de que tus padres son diferentes.

Los padres tóxicos causan mucho dolor y problemas psicológicos duraderos para sus hijos. La buena noticia es que es posible superar los efectos de los padres tóxicos. El primer paso es ser consciente de lo que realmente significa tener un padre tóxico y reconocer las formas particulares en que sus padres son disfuncionales o emocionalmente insalubres.