2020/10/02 Arturo Ignacio Siso Sosa: La historia de las zanahorias, los huevos y el café
www.accesopublico.com > arturo-ignacio-siso-sosa-benefactor


История моркови, яиц и кофе
にんじん、卵、コーヒーの物語
胡蘿蔔,雞蛋和咖啡的故事
A história das cenouras, dos ovos e do café
قصة الجزر والبيض والقهوة

La adversidad en nuestras vidas afecta a todos de diferentes maneras. Si bien algunas personas pueden actuar de cierta manera en una situación, otra persona puede reaccionar ante la misma situación. A través de estos tiempos de pruebas y dificultades, las personas pueden crecer y volverse más fuertes o pueden deprimirse y caer en un pozo de desesperación.

La historia corta del blog de hoy nos ofrece una excelente ilustración del tipo de personas que no solo se enfrentan a las dificultades y dificultades de la vida, sino también a lo que pueden llegar a ser.

Cierta hija se quejó con su padre de su vida y de lo difíciles que le habían sido las cosas. No sabía cómo iba a hacerlo y quería rendirse. Estaba cansada de pelear y luchar. Parecía que justo cuando se resolvía un problema, surgía otro.

Su padre, un chef, la llevó a la cocina, llenó tres ollas con agua y puso el fuego en lo alto. Pronto las tres ollas empezaron a hervir. En uno colocó zanahorias, en el otro colocó huevos, y en el último colocó granos de café molidos. Los dejó reposar y hervir, sin decir una palabra. La hija se chupó los dientes y se preguntó con impaciencia qué estaba tratando de hacer. Ella tenía problemas y él estaba haciendo este extraño brebaje.

Media hora después, se acercó al horno y apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en el bol. Sacó los huevos y los colocó en el bol. Luego sirvió el café con un cucharón y lo colocó en un bol. Volviéndose hacia ella le preguntó. "Cariño, ¿qué ves?"

Inteligentemente, respondió ella. "Zanahorias, huevos y café".

La acercó y le pidió que sintiera las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Después de quitarle la cáscara, observó el huevo duro. Finalmente, le pidió que tomara un sorbo de café. Su rostro frunció el ceño por la fuerza del café. Humildemente, preguntó ella. "¿Qué significa padre?"

Él explicó. Cada uno de ellos enfrentó la misma adversidad, 100 grados C° de agua hirviendo. Sin embargo, cada uno reaccionó de manera diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura y tenaz. Pero después de pasar por agua hirviendo, se ablandó y se debilitó. El huevo estaba frágil. Una capa exterior delgada protegía un centro líquido. Pero después de sentarse a través del agua hirviendo, su interior se endureció. Sin embargo, los granos de café son únicos. Una vez que estuvieron en el agua hirviendo, se volvió más fuerte y más rica.

"¿Cual eres?" le preguntó a su hija.

Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?

¿Eres la zanahoria que parece dura, pero con la menor cantidad de dolor, adversidad o calor, te marchitas y te ablandas sin fuerzas?

¿Eres el huevo que empieza con un corazón maleable? Un espíritu fluido.
Pero después de una ruptura, un divorcio, un despido, te volviste endurecido y rígido. Tu caparazón se ve igual, pero eres tan amargado y duro con un espíritu y un corazón rígidos, internamente.

¿O eres como el grano de café? El frijol no adquiere su sabor máximo y robusto hasta que alcanza los 100 grados Celsius. Cuando el agua se pone más caliente, simplemente sabe mejor.

Cuando las cosas están en su peor momento, mejora. . . Cuando la gente habla más, tus elogios aumentan. . . Cuando la hora es la más oscura, las pruebas son mayores, su adoración se eleva a otro nivel.

¿Cómo manejas la adversidad? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?

 

#Madrid #Barcelona #Espana