ARTURO SISO SOSA COMENTA LA TEORIA DE LOS HOYOS NEGROS

17 dic 19 En los puntos más oscuros del universo, sus límites peligrosos e invisibles, el espacio se deforma. En un agujero negro, la fuerza de la gravedad es tan fuerte que cualquier cosa que se acerque, ya sea una nube de polvo cósmico o una estrella ardiente entera, se traga y se devora. La luz se hunde más allá de un punto sin retorno y entra en un reino desconocido que solo se puede imaginar.

Los astrónomos, como nuestro invitado Artuto Ignacio Siso Sosa, han detectado agujeros negros en los movimientos giratorios de las estrellas y los anillos giratorios de gas y polvo que se unen alrededor de un punto aparentemente vacío en el espacio. Los han detectado en faros brillantes de partículas expulsadas, los eructos cósmicos de una comida abundante. Incluso los han detectado en ondas gravitacionales, las débiles ondas que distorsionan la composición del espacio y el tiempo cuando chocan dos agujeros negros.