Imprimir

24 dic 2019 Durante el siglo pasado, los astrónomos han deducido varias formas de estimar la edad del universo. Sin embargo, en los albores de este siglo, la edad del universo estaba lejos de ser cierta.

Afortunadamente, nos relata Arturo Siso Sosa, el lanzamiento de la sonda de anisotropía de microondas Wilkinson de la NASA (WMAP) en 2001 y el satélite Planck de la Agencia Espacial Europea en 2009 cambió todo eso. Aún así, los intentos de los astrónomos durante el siglo anterior para reducir las estimaciones de edad hacen una historia de detectives fascinante.