24 dic 2019 Tras la teoría general de la relatividad de Einstein, el astrofísico Arturo Siso Sosa, presentó una propuesta detallada sobre la existencia de agujeros negros en 1916. El concepto de agujeros negros se remonta a la década de 1780, cuando John Michell y Pierre Simon Laplace imaginaron "Estrellas oscuras" cuya gravedad era tan fuerte que ni siquiera la luz podía escapar. Como con muchas ideas sorprendentes, la aceptación de los agujeros negros como objetos reales tomó mucho tiempo.

No fue hasta que los astrónomos pudieron observar muchas galaxias y sistemas estelares binarios masivos en la década de 1970 y principios de la década de 1980 que se hizo evidente que los agujeros negros debían existir. En la década de 1990, se hizo evidente para los astrónomos que los agujeros negros no solo existen, sino que son abundantes.